El café parece aguachirri, ¿por qué tu cafetera hace un café débil?

Si eres un amante del café, seguro que conoces la diferencia entre una buena taza de café y una de mala calidad. Sin embargo, tal vez quieras una taza potente, sin toda la acidez y el amargor que tan a menudo asociamos a las infusiones más fuertes. Puede que nos apresuremos a culpar a la propia cafetera, pero ¿es esto correcto?

Persona llenando una taza con café solo.

Las cafeteras preparan un café débil cuando el propio café es de mala calidad o débil, cuando la proporción entre agua y café molido es incorrecta, cuando los granos son viejos o no están bien molidos, cuando el suministro de agua está demasiado frío para llevar el sabor, cuando el agua no tiene suficiente contacto con los granos, cuando la cafetera tiene fugas o cuando la cafetera funciona mal.

Si te preguntas cómo preparar el mejor café, este es el lugar para ti. A continuación te mostraremos cómo preparar la taza perfecta y la cantidad de café y agua que debes utilizar para obtener tus sabores preferidos.

¿Cuánto café hay que poner en la cafetera?

La dosis adecuada de café molido y agua depende del método de preparación y de la intensidad deseada. Sin embargo, la regla general es que la proporción debe ser comparable a la cantidad de agua. Esto se traduce normalmente en 7-8 gramos de molido (1 cucharada) por 100-150 mililitros de agua.

Si estás interesado en tener un café perfecto cada mañana, dale un vistazo a mi cafetera. Es como la de bar, pero en miniatura.

La dosificación adecuada es una de las partes más importantes de una taza de café bien elaborada. Existe una estrecha relación entre el agua y los granos de café que debes seguir si quieres obtener la taza perfecta.

Llevo 4 años usando esta freidora de aire y todavía funciona como el primer día. La compré en Amazon a un precio increíble. Te dejo enlace por si quieres curiosear.
Rebajas
COSORI Freidora de Aire 5,5 L, Air Fryer con 100 Recetas en...
90.929 Opiniones
COSORI Freidora de Aire 5,5 L, Air Fryer con 100 Recetas en...
  • ¿Por Qué Elegir COSORI? - COSORI es la Marca No.1 de freidoras de...
  • Diseño de Cavidad Interior de Metal Más Seguro - COSORI utiliza...
  • Tecnología de Circulación de Aire Caliente de 360°- La tecnología...
  • Diseño de Sartén Fácilmente Extraíble - La grasa se separa de...
  • Apta para Lavavajillas - El revestimiento antiadherente hace que...

Otra distinción importante que hay que entender sobre la dosificación del café es que una taza de café no es lo mismo que un vaso de 220 ml.

Una taza de café se compone de 160 ml de agua, en lugar de los tradicionales 220 ml. Por tanto, cuando midas el agua, asegúrate de que recuerdas ajustar el agua para esta pequeña distinción. Esas 50-60 ml supondrán una diferencia significativa en el sabor y la fuerza de tu café.

A continuación te ofrecemos una guía básica para preparar tu café en función de la cantidad que hagas y de la intensidad deseada. Aunque esto se aplica específicamente a una cafetera de goteo tradicional y automática, puedes seguir dosis similares para el café de prensa francesa y el de vertido.

Probablemente notarás que las medidas de los granos varían, al igual que la intensidad resultante. Como regla general, puedes ajustar las medidas del café en aproximadamente 1 cucharada para modificar la fuerza de la infusión.

En la fuerza hay algo más que la proporción, incluida la intensidad del tueste, pero ésta es la raíz de la fuerza del café. Si quieres que tu café sea más fuerte o más ligero, basta con que modifiques la cantidad de molido entre 2 cucharaditas y 1 cucharada.

Nunca modifiques la cantidad de agua para el goteo, el vertido o la prensa francesa. El expreso es algo diferente, pero ya lo veremos más adelante.

Esta mujer está cogiendo los plátanos de la bolsa de la compra para guardarlos.¿Debes congelar los plátanos con o sin cáscara?

Por qué tu café es débil y cómo solucionarlo

Razón 1: Cantidad insuficiente de molienda

La razón más obvia de tu café débil es que no tiene suficiente cantidad de molido en la cesta. Esto se debe a que el café pierde su potencia cuando el agua caliente se vierte sobre ellos, ya que el agua caliente extrae el sabor de los granos.

Si no hay suficiente cantidad de granos en la cesta, el agua seguirá extrayendo de los granos que ya han perdido su sabor. Esto hará que el café quede aguado y diluido.

La mejor manera de solucionarlo es prestar atención a las indicaciones de preparación de tu cafetera. Si tu cafetera viene con una cuchara, por ejemplo, puede que no sea una verdadera cucharada.

Por lo tanto, cuando midas los granos de café con este cacito, puede que no estés añadiendo lo suficiente o demasiado.

Razón 2: Demasiada agua

Añadir demasiada agua afectará a la fuerza del café de forma similar a lo que ocurre cuando se utiliza una cantidad insuficiente de molienda. El exceso de agua seguirá extrayendo de los granos incluso después de que hayan perdido toda su potencia y fuerza.

El café resultante será débil y aguado, ya que había demasiada agua para la proporción de los granos de café. La mejor manera de solucionar esto es seguir las indicaciones del manual de tu máquina o las medidas que hemos dado anteriormente.

Razón 3: Molido incorrecto (Cómo moler según el tipo de cafetera)

Esto puede sonar extraño para quien utiliza moliendas pre-molidas hechas para simples máquinas de café por goteo. Sin embargo, cada método de preparación del café tiene un molido específico que debe seguirse para que le favorezca de forma óptima.

Si el molido es demasiado fino, puede hacer que la cesta se desborde y dañe tu máquina. Esto significa que los granos se derramarán en la cafetera y en tu máquina. Sin embargo, si los granos están molidos demasiado gruesos, el agua pasará por encima de ellos demasiado rápido.

Sin embargo, el agua caliente no pasa simplemente por encima de los granos de café mientras el café se prepara. Necesita tiempo para empaparse de los granos antes de pasar y caer en la cafetera.

El proceso de remojo es importante para que se produzca la extracción adecuada, y si los granos de café son demasiado finos o demasiado gruesos, esto afecta al sabor.

Si visitas tu cafetería local para moler tu café, puede que te pregunten en una escala numérica del 1 al 10. Esto puede parecer confuso, pero intenta tener en cuenta que cuanto más bajo sea el número, más grueso será el molido, y cuanto más alto sea el número, más fino será el molido.

Razón 4: Tiempo de infusión inadecuado

Si tienes una cafetera automática, como la típica cafetera de goteo, no tienes que preocuparte demasiado por el tiempo de preparación. El tiempo de preparación suele estar programado en la propia cafetera, y sólo tienes que asegurarte de llenar correctamente el agua y la cesta.

Sin embargo, por eso es importante la molienda. El tiempo de infusión incluye el tiempo que tarda el agua caliente en empaparse y pasar por los granos.

Delicioso perrito caliente con salsa, pepinillos y lechuga.¿Puedes comer perritos calientes dejados fuera durante la noche?

Por tanto, si notas que tu máquina produce un café débil, probablemente no sea la máquina. Probablemente sea el molido.

El tiempo de preparación es más importante para las cafeteras manuales. Esto incluye las cafeteras de prensa francesa y otras máquinas de café basadas en el calor que dependen del proceso de remojo. Normalmente, este sistema tarda entre 4 y 5 minutos en prepararse, así que asegúrate de darle este tiempo antes de beberlo.

Razón 5: Granos viejos, rancios o dañados

Por último, una de las causas más probables de la debilidad de tu café es la calidad o antigüedad de los granos. De hecho, si tu cafetera está haciendo un café de mal sabor, es mucho más probable que sean los granos de café que la propia máquina.

Los granos viejos, rancios y dañados tienden a perder su potencia y sabor, lo que da lugar a un líquido marrón insípido. También tienden a crear una infusión ácida, en lugar del sabor suave que la gente disfruta de una taza fresca.

La mejor manera de garantizar la frescura de tu café es comprar los granos enteros y sin moler. Los granos molidos experimentan más oxidación, lo que hace que se vuelvan rancios y ácidos más rápidamente que el café en grano.

Si no tienes un molinillo, sólo debes comprar suficiente café molido para dos semanas. La vida útil del café disminuye drásticamente de un par de meses a unas pocas semanas una vez que se ha molido.

Razón 6: El agua suministrada está demasiado fría

Si el agua que circula por tu cafetera no se calienta lo suficiente, no podrá transferir los aromas de los granos molidos en el filtro a tu cafetera. Necesitas que el agua que se distribuye a través del suelo en el filtro esté caliente o acabarás con una versión aguada del café.

Si tu cafetera no es capaz de calentar el agua, lo más probable es que haya algún problema con la resistencia o el cableado del interior de la máquina.

Razón 7: El agua se canaliza

Cuando el agua caliente empieza a gotear a través del filtro, los granos molidos en el filtro pueden empezar a moverse para crear un camino para que el agua pase. Si el camino hecho a través de las judías molidas es muy grande, el agua fluirá con facilidad.

Esto significa que el agua y las judías estarán en contacto durante un breve periodo de tiempo. El agua no debe fluir a través del filtro, sino que debe gotear lentamente para garantizar que los aromas de las judías se fundan en el agua antes de que baje a la olla.

Si acabas con una cafetera aguada, inspecciona el filtro para ver si el agua ha creado túneles a través de los granos molidos. Si ese parece ser el caso, riega los granos antes de poner en marcha la máquina y presiona firmemente contra el suelo con una cuchara o con los dedos para hacerlos más sólidos, y luego vuelve a intentarlo.

Razón 8: El agua no pasa por el filtro

Hay algo que es incluso peor que la canalización, y es cuando el agua ni siquiera pasa por el filtro.

En lugar de ello, se transporta a través de otras partes del aparato, provocando fugas. Así que, si tu aparato tiene fugas o si está preparando un café aguado, abre la tapa superior para inspeccionar si el agua calentada pasa por el filtro o no.

Un tupper lleno de rodajas de fresas deshidratadas.¿Cuánto dura la comida deshidratada?

¿Puedes volver a preparar el café para hacerlo más fuerte?

Puedes volver a preparar el café para hacerlo más fuerte, pero hay varias recomendaciones que debes seguir. Reelaborar el café consiste en tomar el café fresco ya preparado y verterlo sobre los granos frescos.

El proceso hace que el café caliente extraiga el café de los molinillos y así sea más intenso, pero no amargo ni ácido.

Reelaborar el café no significa hacerlo sobre los mismos granos dos veces. Esta es una idea errónea que hemos descubierto en Internet. Esto sólo hará un café aguado, ácido y sin sabor, en lugar de una infusión más potente.

La doble preparación o reutilización del café consiste en pasar el café caliente por otra tanda de granos. Esto dará como resultado un café más fuerte, ya que estás utilizando el doble de cantidad de molido para una sola tanda de café. Sin embargo, esto debe hacerse en un proceso de dos pasos

Nunca debes intentar preparar una sola tanda con el doble de molido de una sola vez. Esto significa que, en lugar de utilizar 2-3 cucharadas por 170 ml de agua, algunos intentan preparar 6 cucharadas por 170 ml de agua. No lo recomendamos.

Si añades demasiados granos a una sola infusión, obtendrás una hierba extremadamente amarga y de sabor desagradable. Hay que preparar una tanda adecuada de café y luego verter este café sobre otra porción de café molido.

Además, este proceso sólo debe hacerse mediante un método de vertido. Por tanto, no añadas el café preparado al depósito de agua de tu cafetera. Esto podría dañar tu máquina y daría lugar a un café con sabor a quemado.

¿Cómo puedes hacer que tu café sea más fuerte pero no amargo?

El café puede hacerse más fuerte añadiendo uno o dos tragos de espresso, preparándolo dos veces o añadiendo menos crema y azúcar. Normalmente, el sabor del café se debilita cuando la leche o la nata añadidas son más potentes que el café. O si se ha añadido demasiada agua durante el proceso de elaboración.

Añadir café expreso es una de las mejores formas de aumentar la cafeína y la potencia del café. El espresso puede ser rico y potente al gusto cuando se consume solo.

Sin embargo, si lo añades a tu café, se mezclará bien con la infusión más débil y añadirá una patada muy necesaria.

Algunas personas en Internet recomiendan que aumentes la cantidad de molienda al preparar el café. Esto sólo es una buena idea si lo aumentas en pequeñas cantidades (como una cucharada más o menos), pero no más. Nunca dupliques la cantidad de molido, ya que esto sólo creará una infusión muy amarga y ácida.

Asegúrate de tener cuidado al añadir nata al café, y evita las cremas azucaradas. Cada uno de estos añadidos debilita la potencia del café y lo enmascara bajo los sabores y edulcorantes.

Intenta añadir la nata una cucharada cada vez y ten cuidado de mantener un color marrón oscuro, en lugar del marrón claro que dan en las cafeterías con tanta frecuencia.

Varias hamburguesas descongelándose sobre la encimera.¿Se puede dejar la carne fuera para descongelarla durante la noche?

3 comentarios en «El café parece aguachirri, ¿por qué tu cafetera hace un café débil?»

    • ¡Vaya, a mí me gusta disfrutar del sabor original del café! No necesito excederme con la cantidad para apreciarlo. Pero cada quien tiene sus gustos. ¡Saludos!

      Responder

Deja un comentario