Cómo arreglar una puerta de lavavajillas que no se cierra

Los lavavajillas son fáciles de usar. Una vez que cargas el lavavajillas, sólo hace falta un botón o dos para ponerlo en marcha. Pero el aparato no se pone en marcha si la puerta no está bien cerrada. Entonces, ¿qué puedes hacer como propietario si descubres que la puerta de tu lavavajillas no se cierra?

Este técnico termina de reparar la puerta del lavaplatos que no cerraba bien.

Si la puerta de tu lavavajillas no se cierra, asegúrate de que la vajilla no sobresale, que el pestillo de la comida no está mal alineado ni bloqueado por la comida y la suciedad, y que no hay tornillos sueltos en el camino, ya que esto podría impedir que la puerta se cierre. Si todo está limpio y bien colocado, entonces el problema está en las piezas de la puerta. Comprueba si hay piezas de la puerta rotas, dobladas o defectuosas y repáralas.

Sigue leyendo porque profundizaremos en el tema. Te mostraremos cómo identificar y solucionar el problema.

Por qué la puerta de tu lavavajillas no se cierra y cómo solucionarlo

Sí, la puerta de tu lavavajillas no se cierra, pero ¿significa esto que la máquina está estropeada y debes comprar una nueva? No siempre es así.

Vamos a repasar algunas causas comunes de una puerta de lavavajillas defectuosa y los pasos que puedes dar para solucionar este problema.

Si tienes que hacer alguna reparación, asegúrate de desconectar el lavavajillas de la corriente antes de empezar el proceso. Reparar un lavavajillas con corriente te expone a grandes riesgos, como la electrocución.

Llevo 4 años usando esta freidora de aire y todavía funciona como el primer día. La compré en Amazon a un precio increíble. Te dejo enlace por si quieres curiosear.
Rebajas
COSORI Freidora de Aire 5,5 L, Air Fryer con 100 Recetas en...
  • ¿Por Qué Elegir COSORI? - COSORI es la Marca No.1 de freidoras de...
  • Diseño de Cavidad Interior de Metal Más Seguro - COSORI utiliza...
  • Tecnología de Circulación de Aire Caliente de 360°- La tecnología...
  • Diseño de Sartén Fácilmente Extraíble - La grasa se separa de...
  • Apta para Lavavajillas - El revestimiento antiadherente hace que...

Vayamos al grano:

1. Mala instalación

Un lavavajillas mal instalado puede impedir que su puerta se abra. Supongamos que tu lavavajillas está inclinado; la puerta puede chocar con otros aparatos que están a su lado, lo que puede impedir que se cierre. Lo siguiente es que la máquina no se pone en marcha.

Este problema suele ser habitual en los lavavajillas con cuba de plástico, a diferencia de los que tienen cuba de acero inoxidable.

Este hombre está sacando la rejilla superior del lavavajillas para recoger los platos.¿Se puede hacer funcionar un lavavajillas sin la rejilla superior?

¿Cómo puedes solucionar este problema? Coge un nivel de burbuja y úsalo para comprobar que tu máquina está nivelada. Si no está nivelada, puedes girar las patas. Para hacerlas más cortas, gíralas en el sentido de las agujas del reloj y en sentido contrario para alargarlas.

Si tu máquina es antigua, asegúrate de que los tornillos que la sujetan al mueble están firmes. Los tornillos sueltos pueden impedir que la puerta se cierre. En este caso, puedes utilizar un destornillador para ajustar los tornillos.

2. Las rejillas del lavavajillas sobresalen

Las rejillas del lavavajillas pueden impedir que la puerta se cierre. A veces puede ser la propia vajilla y los platos colocados demasiado apretados o demasiado altos pueden sobresalir e impedir que la puerta se cierre. Comprueba tus utensilios para confirmar que están bien colocados en el lavavajillas.

Si el problema es la rejilla, intenta colocarla bien. Puedes consultar el manual y aprender a retirar las rejillas y volver a colocarlas. Cuando hayas sacado las rejillas, asegúrate de que no hay nada que bloquee los raíles de soporte del interior del aparato.

3. Fallo del pestillo de la puerta

Si el pestillo de la puerta está desgastado o desajustado, puede que no encaje en el hueco, lo que impedirá que el lavavajillas se ponga en marcha. Es fácil sustituir el pestillo de la puerta de tu lavavajillas, pero si te resulta difícil, busca la ayuda de un experto.

Para sustituir el pestillo de la puerta, primero búscalo detrás del panel de la puerta, justo alrededor de donde la puerta se conecta al lavavajillas. Tal vez tengas que quitar todo el panel de control para llegar al pestillo; utiliza siempre el manual para evitar causar más daños a tu máquina.

Cuando hayas localizado el pestillo, desenróscalo, saca el conector eléctrico y coloca un pestillo nuevo. Antes de colocar el panel de control, no olvides colocar el conector eléctrico.

A veces puede haber suciedad -comida, jabón y otras partículas- en el pestillo metálico. Límpialo con una esponja o paño húmedo. También puedes limpiar la bandeja dispensadora de jabón.

4. Mal funcionamiento de la bisagra de la puerta

Las bisagras permiten que la puerta del lavavajillas se abra y se cierre con facilidad. Si la puerta de tu lavavajillas parece torcida o hace algún ruido, las bisagras podrían tener algún problema.

Busca roturas, óxido o tornillos sueltos en las bisagras. Para inspeccionar las bisagras, las localizarás en los paneles laterales o quitando el marco del lavavajillas. Aprieta las bisagras sueltas para que el pestillo se cierre, pero sustituye las bisagras si el problema es extenso.

Esta mujer está colocando los platos y cosas sucias de la cocina en el lavavajillas.Cómo arreglar: Código de error E1 del lavavajillas

5. Placa de cierre mal colocada

El pestillo se inserta en la placa de cierre, y la placa suele estar en el marco del lavavajillas. La placa de cierre de tu lavavajillas puede aflojarse o alinearse mal, aunque esto ocurre raramente. Si esto ocurre, el cerrojo no permanecerá en su sitio y la puerta no se cerrará.

Ajusta los pernos y tornillos para que la placa de cierre vuelva a su sitio, y en caso de que esté oxidada, sustitúyela. Los cerraderos de plástico no se oxidan, pero se rompen y habrá que sustituirlos cuando estén dañados.

Como has visto, hay múltiples causas que pueden impedir que la puerta de tu lavavajillas se cierre, y se pueden solucionar. Así que no te desesperes cuando la puerta no funcione. Sigue cuidadosamente los pasos adecuados y arréglalo, y cuando no puedas, un experto te ayudará.

6. Tornillos sueltos

Tu lavavajillas está sujeto por tornillos. Estos tornillos pueden muy bien desenroscarse con el paso de los años, ya que el aparato vibra ligeramente al funcionar. Cuando los tornillos se salen, pueden acabar bloqueando la puerta.

Busca meticulosamente en el lavavajillas tornillos sueltos. Si encuentras alguno, vuelve a atornillarlo con firmeza para asegurarte de que no se vuelva a salir.

7. Comida, jabón y suciedad que bloquean el pestillo

Cuando los lavavajillas se utilizan, acumulan restos de basura. Cuanto más se use el lavavajillas, más suciedad encontrarás en su interior. Algunos de los restos de comida, jabón o suciedad pueden acabar en el pestillo de la puerta, impidiendo que se cierre.

Asegúrate de que todas las partes del mecanismo de cierre están limpias y libres de suciedad. Prueba a cerrar la puerta de nuevo y asegúrate de limpiar el lavavajillas con más regularidad para evitar esto, junto con otros problemas, en el futuro.

¿Cómo compruebo el pestillo de la puerta de mi lavavajillas?

El pestillo de la puerta cumple dos funciones principales: tira de la puerta para evitar fugas de agua y activa el interruptor de seguridad. Por tanto, si el pestillo de la puerta del lavavajillas no funciona, tu electrodoméstico no funcionará.

Antes de trabajar en el pestillo, cierra el suministro de agua para evitar que se derrame. Cuando compruebes el interruptor, asegúrate de conocer el tipo de pestillo con el que estás trabajando para determinar dónde lo encontrarás dentro del lavavajillas. En la mayoría de los casos, el interruptor suele estar en la parte superior de la puerta.

Para probar el interruptor, presiónalo con un objeto pequeño, y si el lavavajillas no se enciende, el interruptor de seguridad está defectuoso. ¿Por qué? Al pulsar el interruptor se completa el circuito y permite que el lavavajillas funcione.

Este hombre está organizando el interior del lavavajillas para que le entre todo.¿Por qué tu lavavajillas pierde agua?

Si la puerta del lavavajillas no está bien cerrada, la puerta no se cierra. Y, cuando la puerta no está cerrada, el interruptor no puede ser suprimido, impidiendo que el lavavajillas funcione.

En pocas palabras, para probar el pestillo de la puerta, abre la puerta, luego cierra el pestillo, selecciona un ciclo y, por último, pulsa el interruptor. La prueba tiene éxito cuando el agua se derrama, ya que el lavavajillas funciona con la puerta abierta.

¿Cuánto cuesta sustituir el pestillo de la puerta de un lavavajillas?

A veces, reparar el pestillo de la puerta de tu lavavajillas puede no merecer la pena, y sólo te queda la opción de sustituirlo. La sustitución te costará entre 150 y 250 euros.

¿Puedes sustituir la puerta del lavavajillas?

Sí, puedes sustituir la puerta de tu lavavajillas. El proceso es bastante sencillo, con la ayuda de un destornillador Torx. Asegúrate de que la puerta de repuesto coincide con el modelo de tu lavavajillas; de lo contrario, tendrás problemas para arreglarla y no funcionará como se espera.

La seguridad es siempre lo primero, así que desconecta el lavavajillas de la corriente eléctrica antes de hacer nada.

A continuación, tienes que quitar el panel de la puerta antiguo para colocar el nuevo. Empieza abriendo la puerta del lavavajillas para poder acceder a la estructura de la puerta, y en el interior verás los tornillos de montaje.

Retira los tornillos con el destornillador Torx. Coloca los tornillos en un lugar seguro para su uso posterior. Apoya el panel exterior, por ejemplo, utilizando tu pierna, antes de retirar los últimos tornillos.

Cuando hayas sacado todos los tornillos, retira el panel exterior de la puerta. Guárdalo de forma segura para que no dañe a nadie.

Ahora es el momento de instalar el nuevo panel de la puerta. Asegúrate de que el panel está orientado en la dirección correcta, y alinéalo. Empieza a montar los tornillos; empieza con uno a cada lado para evitar que el panel se caiga, y no los atornilles con fuerza, por si hay que hacer algún ajuste.

Coloca los tornillos restantes uno a uno. Asegúrate de que estén firmes, pero no los aprietes demasiado.

Esta mujer está recogiendo los platos del lavavajillas. Tiene en su mano una taza de acero inoxidable.¿Se puede meter el acero inoxidable en el lavavajillas?

El proceso es así de sencillo. Ahora que la puerta ha sido sustituida, ¡es el momento de restablecer la alimentación y utilizar tu lavavajillas!

Deja un comentario